• +34 684 03 38 46
  • mari@glucoaching.es

Opiniones

Opiniones

 

El coaching para mí ha sido muy importante porque me ha hecho profundizar en un núcleo del que no era consciente y que está dentro de mí. He notado la evolución en pocas sesiones y he conseguido mi objetivo antes de lo que esperaba, de hecho no me he dado ni cuenta de que ya estaba terminando mi proceso pero he sentido la sensación de estar acabando. Los resultados de este proceso los puedo aplicar en todos los ámbitos de mi vida, nunca pensé que me aportaría tanto. Por eso lo recomiendo cien por cien, aunque aparentemente no pienses que lo necesitas, que era mi caso, siempre viene bien reforzar y conocer claramente los valores importantes de tu vida.

F.S.C.

Cuando empecé con el coaching quería trabajar la constancia y el aprovechamiento mejor de mi tiempo. He localizado problemas, que me impedían llegar a mi objetivo y ahora puedo abordarlos de una forma eficaz. Además de conocerme mejor a mi mismo y mis capacidades para cumplir ese objetivo. Lo más sorprendente es ver cómo las respuestas a tus problemas salen de uno mismo. Siento que me conozco mucho más. Lo recomiendo completamente por que te ayuda a mejorar, a sacar una mejor versión de ti mismo, usando unas herramientas muy valiosas que las construyes tú. Es un espacio de reflexión contigo mismo, de lo que quieres realmente y de cómo conseguirlo.

S.G.J.

Primero quiero agradecer y felicitar a mi coach, Mari, el proceso que me ha ofrecido. Las cuatro sesiones presenciales e individuales han supuesto una satisfacción personalmente enorme. Estoy encantado de ofrecer mi experiencia en su página web por el gran trabajo que ha hecho. Mis objetivos los he alcanzado, me entregué totalmente para encontrar soluciones. He trabajado inseguridades emocionales; nerviosismo expresándome, algo de timidez y sobre todo lo vulnerable que era emocionalmente hablando. Trabajar estos asuntos me ha ayudado a resolver problemas laborales de entendimiento con compañeros y entrar o salir en situaciones difíciles con éxito. Mari es una persona profesional, maravillosa y muy comprometida con el trabajo que ofrece. La recomiendo para que os acompañe a tomar conciencia en lo que queráis mejorar personalmente ¡Un saludo!

G.M.J.

Con mis sesiones de coaching quería preparar dos entrevistas de trabajo. La verdad es que me acerqué a mi objetivo rápido. Llegué a pasar las dos entrevistas y logré el puesto de trabajo que quería. Lo que más me ha sorprendido es la motivación con la que fui a esas dos entrevistas, la seguridad que tenía en mi y personalmente fui yo cien por cien.

Por mi experiencia, por supuesto que recomendaría el coaching. Me ha hecho superar la timidez y a mostrarme tal y como soy. Ahora me planteo trabajar otros asuntos y sin duda, será con Mari.

G.T.M.

Mari te agradezco muchísimo todo lo que has hecho por mi. Muy buenas las técnicas para aceptar mi diabetes. Muchísimas gracias por tu constante apoyo.”
P.L.

Aconsejo sin lugar a dudas realizar unas sesiones de coaching con Mari. Es una persona con la que te v as a sentir cómodo a la vez que te va a ayudar a conocerte mejor, ayudarte a aclararte en lo que quieres, buscar tus inquietudes. Que al final te harán sentir mejor y por tanto serás más feliz. Son sesiones muy personales y muy de tú a tú, cómodas. Y el carácter y forma de ser de Mari te harán sentirte muy cómodo aun contando tus cosas personales o profesionales. En definitiva proceso muy constructivo.”

M. J.

Me encuentro en pleno proceso de coaching en este momento, llevo tres sesiones y no termino de salir de la sorpresa, de cómo esto está influyendo en mi vida y del efecto positivo que está teniendo.

Hace cosa de un par de meses me encontraba en un momento difícil, no pasaba nada grave pero me sentía estancada, en bucle, se repetían situaciones ya vividas anteriormente y no sabía qué podía estar pasando aunque sabía que era yo la que tenía que dar un paso, algo qué me hiciera darme cuenta de qué estaba pasando y actuar en consecuencia. Entonces se me tendió la mano y me invitaron a iniciar un proceso de coaching. Lo cierto, es que era un poco reacia al principio, desde el desconocimiento, no creía que el impacto sería tal y sobre todo que lo haría yo sola. Y así me lleve la sorpresa de que casi desde el principio fui descubriendo cosas en mí que me han hecho sentirme cada vez más a gusto con quién soy y con lo que tengo y a planear un futuro cada vez más sencillo de alcanzar pero disfrutando también del camino.

Con el coaching descubres que cada sesión es un mundo, da igual que no sepas de qué vas a hablar antes de empezar, te descubres abriendo tu corazón y recorriendo miles de caminos diferentes para llegar a un fin, tu fin.

Aunque la primera sesión se me hizo dura, puesto que fue más larga y que nunca había rebuscado dentro de mi de esa manera y era necesario para llegar a un punto de partida, el resto de sesiones han sido maravillosas. A mi me han hecho darme cuenta del paso del tiempo, de cómo ese tiempo te da opciones y de cómo dejas atrás ciertas partes de ti y adquieres otras nuevas al elegir algunas de ellas, me ha hecho recuperar aspectos de mi persona que tenía olvidados y que de alguna forma echaba de menos. Pero también me está enseñando quién soy ahora, a valorarme y a estar orgullosa de mis actitudes y valores, y me está enseñando a explotarlos para, teniendo en cuenta todo esto, llegar a sentirme plena.

El mayor error es pensar que los efectos del coaching llegarán una vez finalizado el proceso, puesto que desde el primer momento todo empezó a cambiar. Me he descubierto pasando más tiempo con mi familia, he tomado decisiones sobre mi trabajo cuando antes me sentía incapaz y aunque en el terreno sentimental las cosas no sean del todo sencillas, mi actitud ante este asunto me ha hecho estar tranquila y sentirme bien conmigo misma y las decisiones que tomo.

No puedo más que dar las gracias y seguir trabajando. Deseando que llegue la próxima sesión para seguir descubriendo más sobre mi y ponerlo en práctica.

R.G.L.

Mi experiencia con el coaching ha sido impactante y muy nutritiva en mi vida. Se podría decir que ha marcado un antes y un después. Me ha ayudado a resaltar lo bueno de mi, de los demás, a no preocuparme por cosas tan viscerales y sobre todo a traspasar obstáculos que siempre me limitaban.

Entre otros muchos, me encuentro en un momento de cambios decisivos e importantes para mi. Siempre he dejado cosas que me importan pendientes en mi vida, algunas por tanto tiempo hasta que han llegado a carecer de importancia y quedarse siempre por detrás.

Acabo de ser madre. Mi hijo, mi maternidad son mis nuevas asignaturas, papel en blanco que ni quiero dejar pendiente ni manchar con tinta sin sentido. Junto con mi hijo han nacido cosas bellas en mi, que no sabía que podrían existir y mucho menos saber qué hacer con ellas, cómo sacarle partido. También surgieron miedos, dudas, temores, angustias que vivian escondidas y necesitaba enfrentarme a todas ellas. Traía algo de lastre de atrás, cosas que no agradan y te persiguen, trabas y límites que quiero detener en mi y no pasar esas cadenas a mi hijo.

Estoy casi al final de mi proceso y me es muy fácil hablar de esto en pasado porque hay muchas cosas trabajadas, procesadas y superadas. Mi objetivo lo tenía claro. Ser mejor persona por y para mi hijo. Cambiar rutinas y no ser el reflejo de algo que no me gusta, de algo que no deseo para lo que más quiero. Todo por un mañana cada vez mejor.

En el proceso fue todo muy espontáneo, los temas salían de lo más profundo de mi, de una forma rápida y fácil. Mari dice que soy una persona muy entregada e implicada pero en verdad es que ella transite mucha confianza, ganas, paz, crea un entorno que te deja encontrarte contigo misma y que todo fluya. Porque no siempre es fácil reconocerte cosas o decirte verdades a ti misma.

Cada sesión me sorprendía más, baches más duros para afrontar pero también más gratificantes y liberadores de superar. Para mi fue quitarme piedras de la mochila, pensaba que había que vivir con ellas y que era normal. El coaching me demostró que no tiene por qué ser así. Por tanto, me iba sintiendo más libre, segura, empoderada. Lo que me costó un poco más fue creérmelo. Lo disfruté muchísimo aunque al final de alguna sesión me sentí agotada. Hoy por hoy sigo con mis tareas y planes de acción. Muy efectivas.

Tengo claro que mi hijo tiene una mamá más tranquila, fuerte, preparada, disfrutando de todo, con ganas de avanzar, de enseñarle, de aprender de él, de una mamá que (jamás pensé pero…) se quiere y se acepta a sí misma, que se merece y que intentará superar baches sin torturarse y autocastigarse y teniendo claro que siempre hay una salida y no tiene que ser difícil, una mamá conciente.

He sido una persona que ha estado muy a favor de los cambios positivos y mejoras que hacen en uno la psicología. El coaching era un terreno desconocido y ha roto esquemas en mi.

Recomiendo el coaching a todas esas personas que quieran avanzar, que tengan un obstáculo que superar, que tengan sobre todo interés y ganas, indistintamente de las circunstancias.

Recomiendo a Mari porque es una profesional. Preparada, con pasión, terca y con amor a lo que hace y su único fin es hacerte ver todo lo que puedes hacer por ti mismo.

Mi conclusión: La vida puede ser mejor y más fácil.

M. H. C.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies